Hablar de violencia de género implica hablar de cifras que, como un goteo desesperante, siguen creciendo prácticamente cada semana: ya son 13 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año. En menos de dos meses. Las últimas, en Lugo, Granada, Sevilla y Madrid, nos trasladan una reflexión aún más impactante que los números: en todos los casos no existió denuncia previa.

Puedes leer el artículo completo en La Voz de Galicia