Si tiene conocimiento o, incluso, meras sospechas de que se está produciendo una situación de acoso sexual en la empresa y no hace nada por evitarlo, puede acarrearle consecuencias graves en el ámbito civil, penal y laboral.