BLOG PERSONAL

BLOG PERSONAL

“La tecnología está reinventando los modelos de negocio pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito.”
Stephen Covey

Conócenos un poco más conociendo lo que nos gusta. En este blog contamos lo que nos gusta, porque esta profesión es muy personal.

¡No pienses, corre!

Correr es de cobardes, qué aburrido es correr, correr es malo, ¿te levantas un domingo a las 7 de la mañana para ir a correr? y un largo etcéteras son las frases típicas que escucho cuando le cuentas a alguien que vas a correr. Sin embargo, este deporte cada día tiene más adeptos y puedes encontrarte gente corriendo a cualquier hora del día y en cualquier lugar, ¡por lo que somos muchos los cobardes que corremos!

La historia de cada corredor o “runner” como algunos nos llaman es diferente, unos corren porque es saludable, otros por quitarse kilos de más y otros simplemente porque les gusta. Yo personalmente corro porque me hace desconectar del frenético día a día que llevamos, porque me siento bien después de correr y lo más importante porque me encanta el ambiente que hay detrás de este deporte.

El día que tengo una carrera, no sólo tengo que madrugar casi más que para ir a trabajar, sino que además tengo que acostarme pronto o incluso de dejar de hacer planes para poder descansar y comer bien. En la salida el ambiente es de nervios, de concentración, de risas y durante el recorrido hay momentos de sufrimiento en los que yo incluso he llegado a pensar ¿qué hago aquí?, pero todo ello compensa con la inmensa satisfacción que sientes al entrar en meta.

En Madrid puedes encontrarte carreras populares casi todos los fines de semana del año: desde la “Rock´n Roll Madrid” que se celebra en el mes de abril y donde el mismo día los corredores tienen tres distancias para disfrutar (10K, Media Maratón y la mítica y tan dura Maratón de Madrid), pasando por la carrera del Barrio de Canillejas, conocida como “Trofeo José Cano” que en este 2018 celebrará su 38ª Edición, “Madrid Corre por Madrid” donde los corredores pueden recorrer las calles más emblemáticas de Madrid, hasta la tan mundialmente conocida y considerada como la mejor carrera de 10K de España, la “San Silvestre Vallecana” que se celebra el 31 de diciembre y donde cada año son más los corredores que se inscriben. Podría hablar de muchas más, pero estaríamos horas.

Una de las virtudes de este deporte es que no se compite contra nadie, sino que cada uno compite contra sí mismo y no necesitas nada más que unas zapatillas ¿A qué esperar para unirte a los runners? Como diría Chema Martínez, ¡No pienses, corre!

Eneko Bilbao

La gastronomía es una seña de identidad, y como bilbaína, aún más si cabe. Comer es un placer.

El sábado pasado tuve la oportunidad de visitar el nuevo restaurante de Eneko Atxa en Bilbao. Eneko Atxa es un cocinero vasco que ha conseguido 3 Estrellas Michelin con su restaurante Azurmendi.

Eneko Bilbao es la nueva apuesta del cocinero, y se ubica en el Palacio Euskalduna de Bilbao, siendo así el sustituto del famoso restaurante Etxanobe de Fernando Canales – también Estrella Michelín -. Eneko cuenta con dos menús tipo degustación además de la propia carta del restaurante. Los menús son el menú Bizkaia y el menú Bilbao, siendo el primero de ellos el elegido por nosotros.

El menú Bizkaia es un menú largo – 6 platos más el postre – además de los aperitivos de la casa. El menú es 100% recomendable, todo riquísimo, desde la mantequilla de oveja y la mantequilla de boletus, hasta la Gatzatua helada, miel y romero.

No puedo dejar de hacer mención y de manera muy especial, a la Ostra, sour de txakoli, rúcula y manzana, sobre la que se vierte un aire de mar cantábrico que pareciera que está en un puerto pesquero; la yema de huevo de caserío sobre estofado de Trigo, absolutamente espectacular y sorprendente, y el plato estrella del menú: el bogavante en sarmiento, jugo de ave y buñuelo de sus interiores, en una palabra: delicioso.

La experiencia merece la pena, y si es un regalo de cumpleaños, mejor que mejor. Como empezaba esta reseña, comer es un placer más que acto vital y necesario, y por ello hay que disfrutar de estos placeres de la vida que hacen que ésta sea un poco más fácil.

 

En homenaje a Lupus

Una de mis mayores aficiones es leer tebeos, da igual el tamaño, si es en blanco y negro o color o la historia, eso sí, si el dibujo no me llama o no me gusta, da igual que sea la mejor obra de todos los tiempos que no lo voy a poder disfrutar en toda su plenitud.

Entre mis autores favoritos se encuentra Frederik Peeters (Ginebra, 1974), hoy hablaré de algunas de sus obras. Decir, que ya sea en solitario o con guiones de otros compañeros de profesión su obra es espectacular.

Alcanzó la fama con Píldoras azules (2004), obra autobiográfica que toca el tema de las personas seropositivas, pero no desde un punto pesimista o victimista, y un dibujo cautivador, con detalles espectaculares (¿de repente un mamut en esta época del año, en medio de Ginebra? Con Peeters todo es posible) obra muy recomendable para adentrarse en los tebeos si nunca has leído más allá de Astérix o Zipi y Zape.

Se atreve también con obras de ciencia ficción como Lupus (2005-2007): a modo de “road movie” espacial, este tebeo nos presenta a dos amigos viajando por el universo cuando un tercer personaje se une al viaje creando un giro que convierte la aventura en una huida hacia delante. Sólo por la fauna y flora que imagina el auto ya merece la pena. Igual pasa con Aama (2012-2014): obra de carácter futurista, el personaje principal en esta obra a renegado de del mundo hipertecnológico en el que vivía para descubrir que lleva una vida miserable sin familia ni amigos, hasta que su hermano lo lleva a otro planeta en busca de una sustancia misteriosa conocida como Aama.

Con Paquidermo (2009) y Castillo de arena (2010), Peeters se mete de lleno en historias de corte surrealista. En la primera una mujer se dirige al hospital a ver a su marido que ha sido hospitalizado por un accidente, pero un elefante impide la circulación en la carretera, obligándola a abandonar su coche y hacer el recorrido andando, ya en el hospital se encontrará en un laberinto fascinante con personajes estrambóticos y un entorno que se va modificando según los pensamientos de los personajes. En la segunda, Castillo de arena, no encontramos con 13 personajes y un cadáver en una playa, donde la realidad va deformándose y se tienen que enfrentar a un destino cuanto menos inquietante.

Entre sus obras en colaboración, encontramos RG (2007-2008) donde nos cuentan el día a día de un agente del servicio de inteligencia francés; El olor de los muchachos voraces (2016), un viaje por el lejano oeste o Las migajas (2015) historia con personajes extravagantes y revolucionarios que intentan desviar un tren. Y Koma (2006-2009), una historia de aventuras, realidad social y relaciones padre-hija, donde se entremezclan la realidad con los sueños.

De todos ellos, debo confesar que tengo especial debilidad por Lupus, no obstante, mi gata se llama Lupus en honor a este tebeo.

Una extensión de la imaginación y la memoria

Todos los años me gusta acudir en familia a la Feria del Libro que anualmente se celebra en Madrid, pero en esta ocasión quiero hacer mención a la que se celebra en Fuenlabrada, que, aunque no tan conocida para el público, es muy recomendable para los lectores y curiosos ya que, lejos de las aglomeraciones de la que se celebra en la capital, permite tener un acceso más cercano a los autores y las obras.

La feria a la que me refiero se celebra en el bonito “Parque de la Fuente”, en el que he disfrutado de caseta en caseta, ojeando nuevas lecturas, conociendo a autores, viendo la exposición de pinturas y fotografías en la rosaleda del parque y acudiendo a alguna de las muchas actividades que se organizan.

Este año, en su XXXIII edición, la temática ha sido “la magia y la ciencia”, y han organizado talleres, concursos y espectáculos muy interesantes, en especial para los más pequeños.

He podido disfrutar de estas actividades con mis hijas, y sobre todo de la que organizó la compañía Mad Science titulada “Héroes de la ciencia”. En este espectáculo dos científicas muy singulares, nos enseñaron a entender fenómenos de la ciencia que nos rodean en la vida diaria bajo el lema ¡no es magia, es ciencia!, explicando términos como la “electricidad estática”, la Ley de Newton o cómo se hace el hielo seco que genera ese humo intrigante que sale de los brebajes de las brujas en las películas, todo ello bajo la atónita mirada de los niños asistentes, a los que hicieron partícipes de sus experimentos. ¡Ni que decir tiene que durante unas semanas mis hijas han querido ser científicas cuando sean mayores!

Terminamos comprando un libro a las pequeñas, “La Oruga Glotona” (de Eric Carle), con unas divertidas ilustraciones en las que la oruga se pasa todo el cuento comiendo, atravesando página tras página. Hasta que finalmente se convirtió, como todas las orugas, en mariposa.

Yo no pude resistirme a comprar “1Q84” (de Haruki Murakami), un libro del que me han hablado muy bien, y que aún no he tenido ocasión de comenzar a leer (ya diré si lo recomiendo), y es que, aunque el libro electrónico ha entrado en mi vida recientemente, me resisto a dejar el papel, ¡soy una romántica de la lectura tradicional!

Ya lo decía Borges:

“De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libo; todos los demás son extensiones de su cuerpo….

Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”

Mahalo

Recordando los años 80, la movida y la música que tarareo de aquellos años, hacen que resuene en mi cabeza Mecano, y la canción Hawaii Bombay.

hawaii Sara Aba abogadas
Hace años estaba en mi mente como uno de mis sueños ¡ir a Hawaii! porque como dice la canción, “Hawaii Bombay es un paraíso”. Y se cumplió. Hice las maletas, y en el 2013 fui a dos islas del tan ansiado Hawaii: Oahu y Maui.

Están situadas en las antípodas de España, en la Polinesia, a varias decenas de miles de kilómetros. Si se hace el viaje, mejor hacerlo con escala en Los Ángeles y allí visitar Hollywood, y su paseo de la fama; Beverly Hills, con calles y tiendas tan famosas; Bel Air, popular por una de las series más conocidas… Hay decenas de sitios famosos gracias a series, películas y fotografías tan icónicas como La, La Land o Pretty woman.

Desde Los Ángeles a Oahu, ciudad más visitada de Hawaii, 5 horas viendo mar, el magnífico Pacífico. Llegas a un remanso de paz y tranquilidad, con una temperatura agradable y un sol radiante. Te reciben con una sonrisa y un Lei – un collar de flores-, símbolo de hospitalidad que representa la belleza de las islas hawaianas y el espíritu aloha que se extiende por estas islas.

Oahu es conocida por la serie Perdidos y, para los que les guste la historia, por Pearl Harbour, cuyo bombardeo dio origen a la participación de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial. Cuando sales del aeropuerto te quedas maravillado por la vegetación, volcanes, playas, naturaleza, relax y el buen ambiente que surge. Te haces consciente en cuanto llegas a Honolulu, la principal ciudad, con casi 400.000 habitantes y con deportes al aire libre como el surf y el snorkel que se practica en toda la isla, también puedes avistar ballenas, tortugas y más animales marinos. Y disfrutas del agua tranquila y de un turquesa como pocas playas del mundo. Está situado entre dos volcanes, Waiʻanae y Koʻolau. Es la fusión entre las culturas oriental y occidental, y los valores de tradición de la cultura nativa hawaiana con sus costumbres, música, leyendas, valores y tradiciones. Allí la gente te dice con una sonrisa: “Aloha”, que significa hola, adiós o bienvenido o también: “Mahalo”, gracias.

No me equivoqué al elegir destino, especial y único para mí. Estando allí, pensaba: ¿Cuántas veces voy a estar en Hawaii?. Y la respuesta era clara y sencilla: “Solo una vez”; pero parece que fallé, porque este año por mi 40 cumpleaños voy a volver a viajar a mi paraíso particular, aunque esta vez cambiaré de islas.

Os recomiendo una vez en la vida ir a Hawaii, que, como dice la canción, es un paraíso.