El estado de alarma por la Covid-19 ha afectado especialmente a las familias, y no solo económicamente. Muchos padres y madres separados han estado más de dos meses sin poder ver a sus hijos. El peligro de contagio y el cumplimiento de las medidas de confinamiento han sido alguno de los motivos esgrimidos para negar la salida del domicilio a los menores. Estos progenitores perjudicados pueden ahora pedir una compensación.

Lee el reportaje completo aquí