En los últimos años, diversas sentencias del Tribunal Supremo han optado por hacer más flexibles las causas de desheredación y no atenerse de forma taxativa a lo previsto en el Código Civil para estos casos.