La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia, Sala de lo Social de Cáceres, de fecha 4 de junio de 2013, confirma la improcedencia del despido disciplinario de una trabajadora que previamente había declarado la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 3 de Badajoz.

La sentencia declara el despido improcedente a pesar de que la trabajadora había remitido documentación económica de la empresa a otro compañero que había sido despedido poco antes. De este modo la citada resolución, recogiendo los argumentos de Aba Abogadas, entiende que la actuación de la trabajadora no implica vulneración de la buena fe contractual dado que no había suscrito pacto de confidencialidad, ni había ocultado el envío de la documentación al compañero y además no existía perjuicio para la empresa al no haber sido utilizada dicha documentación por esta tercera persona.