Todavía no hay fechas para que los niños vuelvan al cole, lo que genera grandes dificultades entre los padres para conciliar la vida personal y laboral. Una situación que, para muchas parejas separadas o divorciadas, resulta casi imposible de asumir. Además, los nuevos modos de educación y de trabajo que pueden implantarse después de la pandemia crean más incertidumbre en este sentido.

Por eso es importante analizar las herramientas que tienen los padres actualmente para afrontar este período sin colegios y cómo las decisiones que se tomen sobre cómo afrontar esta etapa, en casos de parejas separadas o divorciadas, pueden tener consecuencias jurídicas.

Lee el artículo completo aquí