El Tribunal Supremo, en una sentencia reciente, ha avalado la posibilidad de que un condenado por violencia de género sea expulsado del país, rechazando de esta forma el recurso presentado por un ciudadano belga de origen dominicano contra la resolución de la Delegación del Gobierno en La Rioja, que había decretado su expulsión del país y la prohibición de que regresara en cinco años.

[Artículo publicado originalmente en El Derecho]