En la práctica diaria, al progenitor custodio se le retira la guarda y custodia de los hijos por diferentes causas, al parecer en el caso referido la madre estaba afectada por una enfermedad mental, pero existen otras ocasiones en que el progenitor custodio sufre algún tipo de adicción y tiene trastocadas las prioridades o bien que tiene una actitud violenta, pudiendo darse otros supuestos.

Lee el artículo completo en La Voz de Galicia