Nuestra compañera Julia Clavero escribe para el medio jurídico Legal Today donde aborda la validez de los convenios reguladores en procedimientos de familia que, aunque firmados, no han sido ratificados judicialmente. Clavero explica que estos convenios, aunque no ratificados, tienen validez y despliegan efectos jurídicos desde el momento de su firma, basándose en la autonomía privada de los cónyuges reconocida por la ley y la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

Sentencias del Tribunal Supremo que confirman la validez

Además, destaca varias sentencias del Tribunal Supremo que confirman esta validez. Por ejemplo, en la Sentencia 1183/1998, el Tribunal sostiene que la aprobación judicial es un requisito de eficacia procesal, pero no de validez del convenio. Sentencias posteriores, como la 1187/2003 y la 116/2002, refuerzan esta postura, afirmando que los acuerdos económicos y patrimoniales entre cónyuges tienen carácter contractual y son válidos siempre que cumplan con los requisitos legales básicos.

Medidas que afectan a menores

Clavero señala que las medidas que afectan a menores deben salvaguardar su interés superior y pueden ser revisadas por el juez y el Ministerio Fiscal. La Sentencia 569/2018 del Tribunal Supremo aclara que los convenios no ratificados no son ineficaces si protegen los derechos de los menores.

En conclusión, los convenios reguladores no ratificados siguen siendo válidos y vinculantes, con efectos jurídicos desde su firma. La única manera de impugnar su validez es demostrando que contravienen la ley o que carecen de los requisitos esenciales para los contratos. La autora recomienda asesoramiento legal independiente y reflexión cuidadosa antes de firmar dichos acuerdos.

Pulsa aquí para leer el contenido publicado en LegalToday